Tinta antigua — 30 Marzo, 2015 at 3:02 pm

NELLA BUFERA SPAGNOLA. Los italianos y el final de la guerra civil en Aspe.

José Ramón García Gandía

La última sesión celebrada en el Ayuntamiento de Aspe durante la guerra civil fue la del 10 de febrero de 1939. El final de la guerra se palpaba y los días se precipitaban entre el desasosiego y la inquietud. Aspe fue uno de los últimos pueblos en ser ocupado por el denominado Ejército Nacional. Sucedió un día antes de que el general Gastone Gambara entrara en la ciudad de Alicante al mando de la División de Asalto Littorio y se produjera el último y dramático episodio de la guerra en el Puerto de Alicante, con miles de personas esperando una salida, frustrada en la mayoría de los casos.

Según un acta que aparece en el libro de Sesiones de Pleno del Ayuntamiento de Aspe, transcrita del original según el secretario, Alfredo Lermes López, recién repuesto en su cargo tras la guerra, José Sánchez de Ocaña, que se autoproclamaba comandante militar del pueblo de Aspe, sargento del Cuerpo de Carabineros y afecto a la Comunión Tradicionalista; Luis Alberola Pastor; Francisco Prieto Cerdán, que sería el primer alcalde durante la dictadura franquista; y José Segura Cerdán, fueron los “liberadores” del pueblo el día 29 de marzo de 1939. Hecho que, según el acta, escenificaron con la detención del Alcalde, Pascual Cánovas Martínez en la misma Casa Consistorial. El acta narra los hechos de la siguiente forma:

“(…) en la mañana de ese día 29 de marzo, cuando en la provincia de Alicante no había sonado una sola voz de subversión contra el marxismo, nos determinamos a intentar conseguir la liberación del pueblo, o a mover por tan noble causa, mediante el apoderamiento de las autoridades rojas, de la Casa Consistorial y demás Centros Oficiales, para (llegar) digo, esperar la llegada de las tropas libertadoras y genuinamente españolas. En efecto; esta mañana marchamos los cuatro a la Casa Ayuntamiento, llegando en el preciso instante en que el Alcalde marxista se disponía a salir del local. Sorprendido en forma de no permitirle dar un paso más ni de realizar el más tenue movimiento, le hicimos conocer nuestra decisión. Entre sorprendido y vacilante, sin duda apreció la trascendencia del momento y la decisión del Sr. Sánchez de Ocaña, cuando se manifestó propicio a entregar la Casa Consistorial y retroceder a su despacho, que dejó en nuestro poder, una vez que fue desarmada en su presencia la fuerza municipal que allí había. Desde aquel momento asumimos el mando de la población, encontrando en nuestra primera actuación en las dependencias municipales diversas armas y bombas de mano. Inmediatamente nos trasladamos al balcón del Salón Capitular para presentarnos al pueblo lanzando ardorosos vivas al Generalísimo Franco y el ¡Arriba España!, siendo correspondidos enardecídamente por el personal que ya se había congregado en la hasta entonces plaza de la república; formándose manifestaciones que recorriendo las calles de la localidad entonaban los himnos Nacionales y de Falange. Desde aquel acto, el Sr. Sánchez de Ocaña se hizo cargo de la población y los demás de la dirección del Ayuntamiento. Se izó la bandera bicolor, se engalanaron las fachadas de los edificios en espera de la llegada de las tropas vencedoras, y Aspe, bajo la gloria de haber sido el primer pueblo que se insubordinase contra el imperio de los rojos en esta provincia de Alicante (…).1

Mapa con los últimos movimientos de las tropas “nacionales” entre el 29 y el 31 de marzo de 1939. Según A. ROVIGHI y F. STEFANI, La partecipazione italiana alla guerra civile spagnola, pág. 429.

Mapa con los últimos movimientos de las tropas “nacionales” entre el 29 y el 31 de marzo de 1939. Según A. ROVIGHI y F. STEFANI, La partecipazione italiana alla guerra civile spagnola, pág. 429.

No obstante, las fuerzas que llegaron al pueblo no fueron libertadoras y genuinamente españolas, tal y como decía el acta. Las primeras tropas que entraron al pueblo fueron los soldados italianos del Raggruppamento Carristi.

Local de la Organización Juvenil Española y de la FET y de las JONS, en la plaza Mayor de Aspe, donde antes estuvo el radio local del PCE, durante la guerra civil. Foto Archivo Mariano Cuevas Calatayud.

Local de la Organización Juvenil Española y de la FET y de las JONS, en la plaza Mayor de Aspe, donde antes estuvo el radio local del PCE, durante la guerra civil. Foto Archivo Mariano Cuevas Calatayud.

El Raggruppamento Carristi era una unidad de carros de combate italianos que participó en la guerra civil dentro del cuerpo de voluntarios italianos aliados del ejército sublevado.

Emblema del Raggruppamento Carristi: Ferreo Mole, Ferreo Cuore (Cuerpo de hierro, corazón de hierro).

Emblema del Raggruppamento Carristi: Ferreo Mole, Ferreo Cuore (Cuerpo de hierro, corazón de hierro).

Durante la guerra civil española combatieron 147 Carros de combate Fiat Ansaldo L3/35, 157 según el Ufficio Spagna, 2 y las listas oficiales italianas hablan de 160 tanquistas italianos caídos durante la guerra.

Estos carros ligeros eran los más modernos del Ejército italiano en 1936. Era un modelo basado en el carro de combate ligero Carden Loyd Mark-IV comprados a Inglaterra en 1929. De sólo tres toneladas de peso, se construían en serie desde 1935 y alcanzaban una velocidad de 38 kilómetros por hora. La mayoría estaban armados con dos ametralladoras Breda y otros incluían lanzallamas, cuyo combustible y gas impulsor iban en un pequeño remolque.

Los cinco primeros carros llegaron al puerto de Vigo el 8 de agosto de 1936 y se integraron en el Grupo de Información de Artillería nº 3 que fue enviado a Pinar de Antequera (Valladolid), para iniciar su instrucción.

El 29 Septiembre de 1936 llega, en el Cittá de Bengasi, una nueva remesa de diez carros de combate italianos (ocho con ametralladoras y dos lanzallamas) al mando del capitán Osvaldo Ferrini, conocido en España como Oreste Fortuna.

El 17 de octubre de 1936 se une en Torrijos a la Columna Asensio, en el frente de Madrid, recibiendo su bautismo de fuego en Navalcarnero, formando parte del Raggrupamento Italospagnolo di Carriartiglieria, en el que también figuraban 36 piezas de acompañamiento 65/17 al mando del Capitán Terlizzi. Su buena actuación les valió el nombre de Compañía Navalcarnero.

El 8 de diciembre de 1936 desembarca en Sevilla una nueva remesa de 20 carros Fiat al mando del Capitán Paolo Paladini que, juntamente con los 11 supervivientes de la batalla de Madrid, formaron dos compañías que participaron en la batalla de Málaga. Ya integradas en el Corpo Truppe Volontarie (CTV), 3 y tras la llegada de dos compañías más (capitanes Miduri y Cascio), en enero se creó el Comando Reparti Specializzati, destinado a vehículos capaces de combatir en marcha.

Con una nueva llegada de 16 Carros de combate más, se creó, el 17 de octubre de 1937, el Raggrupamento Carristi,

En 1938, el Raggrupamento Carristi, ya al mando del coronel Roberto Olmi, estaba formado por las siguientes unidades: dos batallones de carros de combate con dos compañías de trece carros cada una; un batallón motorizado, formado por: una sección de carros de combate, una compañía de autoametralladoras y una compañía de moto ametralladoras; un batallón mixto, formado por: una compañía de carros de combate con lanzallamas, una sección motorizada de cañones de 65 mm y una compañía de autoametralladoras; una unidad de instrucción y talleres.

Normalmente, el Raggrupamento actuaba organizado en agrupaciones tácticas denominadas Celere, unidades rápidas de actuación en operaciones concretas.

El Raggruppamento fue enviado, en marzo de 1938, al frente de Aragón para participar en el avance sobre la costa mediterránea. Tras la caída de Alcañíz, avanzaron hasta Gandesa donde fueron frenados por la línea XYZ. Allí, fue trasladado junto a dos batallones de infantería motorizada italiana, formando una columna Celere, que se unió a la 1ª División de Navarra, que progresaba hacia el Mediterráneo.

Soldados italianos sobre un carro de combate Fiat Ansaldo L3/35. Foto Archivo La Memoria Recuperada, Aspe.

Soldados italianos sobre un carro de combate Fiat Ansaldo L3/35. Foto Archivo La Memoria Rescatada, Aspe.

Durante la ofensiva republicana del Ebro, el Raggruppamento participó en las acciones de Villalba de los Arcos junto a la bandera de carros de combate de la Legión, en el Valle de Vilabert, en el ataque a Corberà junto con una compañía de motos armadas con ametralladoras y en la ocupación de la Sierra de Cavalls. Tras las acciones sobre Mora, la unidad se retiró a Pamplona donde se volvieron a reponer bajas con la llegada de otros treinta y dos Carros de combate con los que se organizó el tercer Batallón.

En total, el Raggrupamento Carristi llegó a contar con 98 Carros de combate y 26 autoametralladoras Lancia IZ e IZM.

A finales de diciembre el Raggruppamento pasó a pertenecer a las Divisiones de Infantería del CTV, 4 participando en las acciones de Lérida, Tarragona, Tarrasa, Sabadell y ocupación de Barcelona, esto último, parece ser que por deseo expreso de Mussolini. Posteriormente actuaron en Gerona, ocupando Palamós, donde se perdió el último carro de combate italiano en la guerra.

El CTV fue trasladado a Toledo para evitar la proximidad de las unidades italianas con la frontera francesa.

Según el diario Littorio, 5 el miércoles 29 de marzo de 1939 amaneció frío, con una llovizna intermitente y fuertes rachas de viento. El CTV se hallaba en Dosbarrios, Toledo. Hacia las 09:30 horas se comunicó por teléfono que la columna motorizada se pusiese en marcha en dirección a La Roda. La columna estaba formada por la División de Asalto Littorio, la única totalmente motorizada y, junto a ésta, otras también motorizadas. Se pusieron en circulación 50 camiones FIAT 634 Trucchi y 50 camiones Lancia RO, transportando un regimiento de infantería y el 2º de Camisas Negras. Junto a ellos, iba una compañía jurídico militar española, encargada de constituir, cuanto antes, la Auditoria Militar de Guerra del Ejército de Ocupación, tal y como se había dispuesto en los territorios ocupados por las tropas del general Francisco Franco. Además, en esta columna motorizada se encontraban las dos compañías de carros de combate del Raggruppamento Carristi. 6

La salida se demoró debido al retraso en la llegada de algunos vehículos y, finalmente, partieron a las 14:00 horas en dirección Villatobas – Quintanar – Las Pedroñeras – La Roda. Tenían órdenes de ocupar toda la zona comprendida a lo largo de la carretera entre Albacete y Alicante. A las 20:00 horas llegaban a La Roda, instalándose en un llano un kilómetro antes de llegar al pueblo. Poco después, se presentaron en el cuerpo de mando miembros de la Falange y autoridades de Albacete, anunciando que la ciudad estaba controlada.

El jueves, 30 de marzo, amaneció igual que el día anterior, frío y con llovizna intermitente. A las 08:00 horas, la columna motorizada partió hacia Albacete. Llegó a la ciudad a las 10:00 horas y, a modo de desfile, parando cerca del Ayuntamiento, los legionarios cantaron himnos en italiano y español. A los 11:30 horas salían de Albacete con destino a Alicante, pasando por Almansa, Villena, Elda, Novelda y Monforte.7

A las 17:00 horas, el general Gambara, que viajaba a la cabeza de la columna, se detuvo. Acababa de cruzar Novelda siguiendo la línea de la carretera nacional y, allí mismo, recibe la orden de entrar en Alicante a la cabeza de la columna motorizada. Hecho que ocurrió una hora media hora más tarde, a las 17:30 horas.

El traslado de la División Littorio discurrió, en su mayor parte, con normalidad. Atravesando pueblos donde quedaban pequeñas guarniciones y unidades agregadas a la columna motorizada. Las órdenes incidían que el mando de la División Littorio debía detenerse en Alicante y el resto de la división debía controlar el noreste de la provincia, hasta Aguas de Busot y Villajoyosa.

Posiblemente, el Raggruppamento Carristi llegó a Novelda junto a la División Littorio en la tarde del jueves 30 de marzo de 1939 y, desde allí, íntegramente o parte de ella, se desplazó a Aspe en su objetivo de ir controlando las poblaciones cercanas a la carretera en su desplazamiento hasta la capital.

De esta forma, todo indica que la entrada de las tropas italianas en Aspe ocurrió la tarde del 30 de marzo de 1939, entre las 17:00 y las 17:15 horas de la tarde. Poco después, tras quedar algunas unidades en el pueblo, otro contingente se dirigió a Elche, llegando a la ciudad antes de las 18:00 horas.

En Aspe, al menos, llegaron las tropas del I Nucleo Celere, formado por varios vehículos de la 2ª compañía de carros de combate del Raggruppamento Carristi, al mando de un teniente coronel. Como prueba de ello, existe una carta, invitando a una vecina del pueblo a un baile en el Casino Primitivo, el 26 de abril de 1939. La carta la firma, posiblemente, el militar que estaba al mando del Raggruppamento Carristi, lo que implicaría la presencia de todo la unidad en la localidad.

Se tienen noticias de que, en un primer momento, la guarnición italiana montó su campamento en el Hondo de las Fuentes, mientras que los oficiales eran alojados en casas particulares. Al menos parte de los carros de combate se guardaron en la Posada de la Fuente de la Peña donde, en uno de los portones se podía leer hasta hace unos años: I COMP CARRII D`ASSALTO. Mientras que unos pocos carros de combate, tal vez como demostración de fuerza e intimidación, siguieron apostados en la todavía denominada plaza de la Republica, 8 junto a la fachada de la Iglesia.

Puerta de la Posada de la fuente de la Peña, hoy Auditorio Municipal, a finales de la década de los noventa, en su puerta se puede leer: I COMP CARRI D'ASSALTO. Foto Archivo Mariano cuevas Calatayud.

Puerta de la Posada de la fuente de la Peña, hoy Auditorio Municipal, a finales de la década de los noventa, en su puerta se puede leer: I COMP CARRI D’ASSALTO. Foto Archivo Mariano Cuevas Calatayud.

Los italianos estuvieron en Aspe hasta el 13 de mayo, fecha en la que partieron, junto con la División Littorio y demás unidades del CTV, a Madrid para su participación en el Desfile de la Victoria que Franco había programado para el día 19 de mayo de 1939. El CTV desfiló en las primeras posiciones tras el general Saliquet que encabezaba la marcha. Algunos de ellos, incluso después de marchar a su país, mantuvieron contacto con vecinos del pueblo e intercambiaron cartas y postales.

Carta, con membrete del Raggruppamento Carristi, invitando a una vecina de Aspe al baile que se celebró en el Casino Primitivo el 26 de abril de 1939. La carta la firma un teniente coronel.

Carta, con membrete del Raggruppamento Carristi, invitando a una vecina de Aspe al baile que se celebró en el Casino Primitivo el 26 de abril de 1939. La carta la firma un teniente coronel.

Italianos en Aspe posando junto un carro de combate (provisto de lanzallamas) y miembros de la sección femenina de la Falange local. Foto Archivo La Memoria Recuperada, Aspe.

Italianos en Aspe posando junto un carro de combate (provisto de lanzallamas) y miembros de la sección femenina de la Falange local. Foto Archivo La Memoria Rescatada, Aspe.


Gracias a la colaboración entre investigadores hemos localizado nuevos datos acerca de los últimos días de la guerra civil en Aspe. En concreto, ha sido la información facilitada por el grupo de investigación Familiari dei combattenti del corpo truppe volontarie in Spagna. Especialmente, debido a la generosidad de Giampaolo Sorba, hemos podido consultar el libro de Adelchi Albanese sobre la División de Asalto Littorio y el diario de esta División de Asalto durante los últimos momentos de la guerra civil.

Carros del Raggruppamento Carristi apostados junto a la puerta principal de la Iglesia de Nª Sª del Socorro, donde se ha preparado un altar para la celebración de una misa de campaña. Sobre el altar, a ambos lados de la imagen de la virgen del Socorro, se colocaron las banderas italiana y española.

Carros del Raggruppamento Carristi apostados junto a la puerta principal de la Iglesia de Nª Sª del Socorro, donde se ha preparado un altar para la celebración de una misa de campaña. Sobre el altar, a ambos lados de la imagen de la virgen del Socorro, se colocaron las banderas italiana y española.

La foto donde aparecen los carros de combate junto a la fachada principal de la Iglesia de Aspe, que aparece ornamentada con un altar para la realización de una misa de campaña, la habíamos fechado en la mañana del jueves 30 de marzo de 1939. 9 Ahora, con la información que disponemos, nos inclinamos a pensar que la foto se realizó en la mañana del 2 de abril, Domingo de Ramos. En muchas ocasiones se realizaba una misa en Te Deum recién ocupado el pueblo, con objeto de bendecir el templo, aunque no existían normas fijas: hay sitios donde está documentada esta misa de campaña en el mismo día de la llegada y, en otros casos, el domingo o domingos siguientes. Por otra parte, parece precipitada la realización de esta misa en la tarde del día 30 y, además, era costumbre, en la unidades de la CTV, la realización de las misas de campaña siempre en domingo, tras la ocupación de la población.

La investigación histórica es una ciencia viva. Siempre en profunda revisión.

Show 9 footnotes

  1. AMA, Actas de Pleno 1937-1939, fol. 70r
  2.  Oficina creada por Mussolini a través del ministerio de degli Esteri para el archivo de la documentación militar relacionada con la guerra de España. Evidentemente, como en casi todos los organismos fascistas, dedicaba un amplio espacio a la propaganda
  3.  Fuerza italiana de combate de unos 76.000 soldados enviados por la Italia fascista de Benito Mussolini a España, participando en la guerra civil española en apoyo al bando sublevado
  4. Enrique LISTER FORJÁN, Nuestra Guerra. Memorias de un luchador, Madrid, 2013
  5. Diario storico comando Divisione d’Assalto Littorio. Dal 27 settembre 1938 al 31 marzo 1939. Transcripción de la copia depositada en el Ufficio Storico dello Stato Maggiore dell’Esercito a Roma
  6.  Alberto ROVIGHI y Filippo STEFANI, La partecipazione italiana alla guerra civile spagnola (1936-1939), págs. 427-431, Ufficio Storico dello Stato Maggiore dell’Esercito, vol. II, Testo, Roma, 1993
  7.  Adelchi ALBANESE, Nella bufera spagnola con le Camicie Nere della “Divisione d’Assalto Littorio”, Firenze, 1940, pág. 203
  8. No sería hasta la Sesión de Pleno del Ayuntamiento del 15 de mayo de 1939 cuando se cambiaron los nombres de las calles y plazas, pasando a denominarse como plaza del Generalísimo. AMA, Actas de Pleno, 1937-1939, fol 80v
  9. José Ramón GARCÍA GANDÍA, Guerra y moneda. La FNMT en Aspe durante la guerra civil (1938-1939), pág. 44

Leave a Reply