Año Impar — 1 junio, 2015 at 7:07 am

Crónica electoral. Aspe, mayo de 2015

José Ramón García Gandía

Las pasadas elecciones celebradas el día 24 de mayo de 2015 han deparado más que una sorpresa en el panorama electoral local. El partido político más votado ha sido, de nuevo, el Partido Popular, si bien, el margen de votos de diferencia con la segunda fuerza política no ha superado los 175 votos. El PSOE ha perdido la friolera de 1.644 y se ha convertido en la tercera opción política y ha surgido, con un representante en el Consistorio, la formación Vecinos por Aspe que ha logrado reunir 812 papeletas.

Si intentar explicar resultados electorales a escala nacional es todo un alarde de osadía, teniendo en cuenta los múltiples factores en juego, también lo es a escala local y es que, si a nivel estatal o autonómico inciden causas económicas, sociales e incluso históricas, los tres ámbitos electorales: el nacional, el autonómico y el local, también influyen unos sobre otros. Pero, tal vez, habría que tener en cuenta que las diferencias de voto en elecciones de una formación política entre su candidatura local o autonómica son, generalmente, mínimas, y la opción vencedora local casi siempre arrastra gran parte de su voto a los comicios autonómicos o nacionales. Así, las particularidades locales influyen en el resultado electoral estatal o autonómico, si bien, también es cierto, que los acontecimientos generales tienen mucho que ver en el desarrollo de la política local.

Evolución del pocentaje de voto en Aspe, 1979-2015

Evolución del porcentaje de voto en Aspe, 1979-2015

El pueblo de Aspe llegaba a estas elecciones con un Gobierno municipal bipartito formado por ocho concejales del Partido Socialista y cinco concejales de Izquierda Unida, virtud a una moción de censura presentada a finales de noviembre de 2011 que desalojó de la Alcaldía a la edil popular Nieves Martínez que gobernaba en minoría desde las elecciones de 22 de mayo de 2011.

El acuerdo de Gobierno municipal entre el PSOE e Izquierda Unida  se basó en cuatro puntos diferenciados: Alcaldía; Concejalías y Órganos de Gobierno; Remuneraciones Económicas; y Programa de Gobierno municipal.

El puesto de Alcalde se distribuyó proporcionalmente a los concejales electos de cada formación en las elecciones municipales de 22 de mayo de 2011. De los 1.305 días de Alcaldía disponibles tras la moción de censura, el PSOE ocupó la Alcaldía durante 804 días e Izquierda Unida 501 días, de la siguiente forma: la primera etapa de Gobierno conjunto comenzó con la Alcaldía a cargo de Manuel Díez Díez, desde el Pleno extraordinario donde se debatió la moción de censura, hasta su renuncia el día 20 de febrero de 2014; y la segunda etapa, el Alcalde fue Antonio Puerto García, desde el 21 de febrero hasta la toma de posesión de la Corporación municipal tras las siguientes elecciones municipales, el 13 de junio de 2015.

Respecto a las concejalías, el Partido Socialista gestionó Urbanismo; Economía; Servicios (incluido Cementerio); Educación; Cultura; Servicios Sociales; Formación y Empleo; Juventud; Policía; Seguridad y Tráfico; y Comunicación. Por su parte, Izquierda Unida se ocupó Personal, Contratación; Sanidad y Consumo; Mujer e Igualdad; Mayor (de nueva creación); Industria, Comercio y Turismo; Fiestas, Agricultura y Mercado; Deportes; y Medio Ambiente.

En relación a las remuneraciones económicas, el PSOE obtuvo durante el período en que ostentó la Alcaldía 142.735,97 euros anuales, a repartir entre el Alcalde y los siete concejales restantes. Durante el resto del tiempo, 115.840,78 euros anuales, a repartir entre los ocho concejales. Durante el periodo de Alcaldía de Izquierda Unida, este grupo municipal cobró 99.295,68 euros anuales, a repartir entre el Alcalde y los cuatro concejales restantes. Durante el resto del tiempo, 72.400,49 euros anuales, a repartir entre los cinco concejales.

Si existieron discrepancias en el Gobierno municipal, estas fueron menos de las previstas por el partido de la oposición, y los tres años y medio de legislatura en coalición se desarrollaron sin incidentes destacados. Sin embargo, de los dos partidos integrantes del equipo de gobierno, uno ha sufrido el descalabro en estas últimas elecciones y el otro ha salido muy reforzado de ellas.

Ambos sufrieron tensiones pre-electorales en el seno de sus formaciones, resultado, en ambos casos también, de la celebración de primarias para encabezar la lista a la Alcaldía.

En Izquierda Unida, un sector vinculado a las Marchas por la Dignidad y a la PAH, eligió como candidata a las primarias a Carmen Soria. La otra opción, continuista, era la de Antonio Puerto García, que presentaba su candidatura tras casi dos años como Alcalde. La elección se realizó en concurrencia abierta, entre afiliados, simpatizantes y todo aquel que quisiese participar en el proceso, previa inscripción, el 24 de enero de 2015. El resultado fue una victoria abrumadora de Antonio Puerto por 166 votos a 80, en una formación que no supera los 45 afiliados. No obstante, en ese mismo instante, se abrieron brechas entre algunos de sus miembros y se produjo un distanciamiento entre el Consejo Político y los ediles del equipo de Gobierno que, si bien en parte se subsanaron a tiempo, quedó algo patente en la organización de la campaña electoral.

Más traumáticas fueron las primarias del PSOE en Aspe. En la Asamblea local del 29 de septiembre de 2014 se presentaron tres candidaturas para encabezar la lista a la alcaldía. Los candidatos fueron Manuel Díez, alcalde de la localidad hasta febrero de 2014 y, posteriormente, concejal de Cultura; Marisa Cerdán, edil de Bienestar Social; y Telesforo Pastor, concejal de Personal, Servicios y Obras en legislaturas anteriores y, en ese momento, desvinculado del grupo municipal socialista.

Los tres candidatos debían presentar al menos un 20 % de avales de los afiliados a la Comisión de Garantías del partido y tenían como plazo el 6 de octubre de 2014. Las primarias se celebraron el día 19 entre Marisa Cerdán y Manuel Díez, ya que Telesforo Pastor no pudo concurrir a no estar afiliado con una antigüedad superior a seis meses. Marisa Cerdán contó con el apoyo públicamente del secretario general de los socialistas alicantinos, y edil de Policía, Seguridad y Tráfico del Consistorio aspense, David Cerdán. El resultado fue la victoria de Manuel Díez por 53 votos a 35.

En esta ocasión, las primarias también acabaron en fractura y unos meses después, en marzo de 2015, en el momento de aprobar su lista electoral, Manuel Díez consigue sacarla a duras penas con el respaldo del 53,80 % de los votos, 35 a favor y 30 en blanco, lo que ya auguraba una fuerte discrepancia dentro de su partido para presentarse a los comicios. Además, Manuel Díez, decidió dejar fuera de la lista a Marisa y a David Cerdán, lo que provocó la fractura total y el secretario provincial, lejos de marcharse sin hacer ruido, tal y como había avisado, afeó el gesto públicamente a Manuel Díez e incluso arremetió contra él en la televisión local a nivel político y personal.

Esta fractura dañó a la agrupación socialista local en dos vertientes: supuso por una parte la desvinculación, si no real, al menos tácita entre los socialistas aspenses y la dirección territorial y autonómica, más si cabe cuando David Cerdán iba a ir, presumiblemente, en un lugar destacado en la lista socialista a Les Corts, algo que el secretario provincial mostró como falta de tacto por parte de Manuel Díez; y, por otra parte, Marisa Cerdán, pese a su juventud, llegaba con un importante grupo de seguidores sustentado en una familia con fuertes raíces en el socialismo local y, el desplante, hacía prever que ese, no desdeñable montón de votos, fueran a parar a otra formación o al voto nulo o en blanco.

La tensión, lejos de atenuarse, volvió a surgir tras el anuncio, en rueda de prensa organizada en una mesa de una cafetería, frente al edificio del Ayuntamiento, de la creación de una oficina de atención al ciudadano en Aspe para tramitar asuntos personales con Les Corts, a cuyo cargo iba a estar Marisa Cerdán y en contacto directo con David Cerdán, que ya presumía de un tercer puesto en la lista autonómica, obviando completamente, de esta forma, al PSOE local e incluso al Ayuntamiento.

Por su parte, el Partido Popular de Aspe configuró su lista sin primarias, tal y como lo contempla su partido afirmando que en su formación no existían luchas internas para ser candidato a la Alcaldía. En declaraciones a Radio Aspe, Sergio Puerto, portavoz municipal de los populares, afirmaba que “en este momento se está preparando el proyecto y después vendrán los nombres. Sea quien sea el candidato va a contar con el apoyo de todos”. El presidente del PP en Aspe, Juan Antonio Pérez Sala, aseguraba también que “Sergio y yo vamos de la mano. El comité electoral se reunirá próximamente y sea quien sea el candidato va a tener el respaldo de todo el partido. Lo importante ahora es el proyecto”. Así, el Comité Ejecutivo respaldó la propuesta para encabezar la lista a la Alcaldía de Juan Antonio Pérez Sala.

Un cuarto actor faltaba todavía por presentar su candidatura. Los hermanos Francisco y Ángel Martínez Molina encabezaron una opción política sustentada en la crítica al pacto de Gobierno entre socialistas e Izquierda Unida. Francisco Martínez había pedido el voto para la formación de izquierdas en anteriores comicios pero desavenencias con el Ayuntamiento, algunas de ellas derivadas por temas contractuales en relación a las fiestas patronales, fueron elevando su discurso, sobre todo contra Izquierda Unida y, finalmente, optaron por formar candidatura con el nombre de Vecinos por Aspe.

Así, aunque la campaña electoral se presentaba más animada que de costumbre, resultó más anodina de lo normal. Se limitó a actos de presentación de las cuatro formaciones en un intento de mostrar músculo a sus adversarios, a un debate electoral entre los cuatro candidatos en Tele Aspe, a la difusión de ideas, programas, vídeos y comunicados en las redes sociales (Twitter y Facebook) y servicios de mensajería instantánea (WhatsApp), y a la celebración de actos de clausura de campaña electoral, horas antes de comienzo de la jornada de reflexión. Los mítines han pasado de moda y en estos tiempos las redes sociales juegan un importante papel.

Una encuesta encargada por el PSPV en febrero de 2015 daba como favorito a Manuel Díez, con el 14,9 %, sobre otros líderes como Marisa Cerdán (2,1 %), Antonio Puerto (13,9 %) o Juan Antonio Pérez Sala (11,5 %). Aunque el mayor porcentaje se lo llevaba la opción Ninguno con el 19,8 %.  La intención de voto mostraba una bajada entre 7 y 9 puntos al PP; un descenso entre 6 décimas y dos puntos al PSOE; entre 7 décimas de subida y punto y medio de pérdida de voto a EU; más de 6 puntos a Podemos; y dos puntos y medio a ciudadanos. Así, según esta encuesta, el reparto de concejales quedaría de la siguiente forma: PSOE, 8; PP, 7; EU, 5; y Podemos, 1.

Con estos ingredientes la jornada electoral deparó algunas sorpresas. La endogamia partidista hace que, como casi siempre, todos se sientan vencedores. Todos aspiran a un poco más. Desde el Partido Popular, se buscaba la mayoría absoluta. Hasta la fecha, solo ha podido gobernar en el pueblo gracias a ella. Presentaban una lista con muy pocas caras nuevas en los primeros puestos, al igual que el resto de candidaturas. El PSOE aspiraba a superar el listón de los ocho concejales para aumentar su presencia en el pacto y tener más poder en el Ayuntamiento, aunque asumían sin tapujos que tendrían que pactar. Izquierda Unida, tras su primer Gobierno local, quería seguir creciendo y aumentar en algún concejal su presencia en el Consistorio, pese a que la irrupción de Vecinos por Aspe iba a restar apoyos a su formación. Por su parte, Vecinos por Aspe se presentaban con la inquietud de conseguir o no representación en al Ayuntamiento, con muy poca experiencia y con tan solo dos meses para preparar los comicios.

El día 24 de mayo, el resultado fue de 3.640 votos para el Partido Popular; 3.465 para EU-AC; 2.421 para el PSOE y 812 para Vecinos por Aspe.

Tabla resultados electorales por mesas, mayo de 2015

Tabla resultados electorales por mesas, mayo de 2015

El vencedor, en número de votos, fue el Partido Popular. Sin embargo, los triunfadores de la noche fueron en primer lugar Izquierda Unida y en segundo lugar Vecinos por Aspe.

El PP perdió 755 votos con respecto a las elecciones de 2011, pasando del 37,60 % al 34,37 % (3,2 puntos); el PSOE dejó de contabilizar 1.644 votos y perdió casi 12 puntos con las pasadas elecciones (del 34,78 % al 22,86 %); Izquierda Unida consiguió 770 votos más que en 2011 y Vecinos por Aspe superó con creces el listón electoral del 5 por ciento y asumió 812 votos, un 7,67 %.

El PP ganó en las diez mesas electorales del centro de la población: la Biblioteca; la Casa del Cisco; Cruz Roja, el Teatro Wagner, una mesa del Centro de Formación EPA de la calle Santander, el colegio Virgen de las Nieves, y en tres de las cuatro mesas de La Serranica. Mientras que EU lo hizo en 15 mesas, situadas en la periferia del núcleo urbano y en todas las urbanizaciones: tres de las mesas del Centro de Formación EPA; el Centro Social Vistahermosa; una mesa en La Serranica y en los colegios Vistahermosa, Perpetuo Socorro y El Castillo. Por su parte, el PSOE consiguió ser la segunda fuerza más votada, por encima de Izquierda Unida, únicamente en la mesa del Teatro Wagner.

Gráficos Elecciones 2011-2015

Gráficos con la distribución del número de votos en las elecciones municipales (2011-2015).

Posiblemente, la pérdida de votos del Partido Popular en Aspe esté relacionada con la erosión de esta formación a nivel nacional. La gestión de la crisis económica por el Gobierno de Mariano Rajoy que ha llevado a cabo una política de recortes y subida de impuestos, agravando la brecha social y, sobre todo, los innumerables casos de corrupción de su partido, ya casi de índole estructural, han pasado factura sin duda a la formación local. Más aún, si cabe, teniendo en cuenta que en esta ocasión la candidatura vecinal que se presentaba a las elecciones iba a restar pocos apoyos conservadores, al contrario de lo que ocurrió con LIDEAS, hace cuatro años. Su campaña electoral comenzó brillante. Con una puesta en escena cuidada y con buen soporte presupuestario, pero al candidato le faltó tirón en las distancias cortas. Perdió el debate en Tele Aspe y se mostró distante con sus votantes y el público en general. Sus bazas electorales: la ubicación del nuevo Centro de Salud y la bajada de impuestos, tal vez no fueron explicadas con claridad y/o no consiguieron atraer a nuevos votantes.

El Partido Socialista también ha visto como a nivel autonómico y en otros escenarios del país ha bajado en número de votos. Sin embargo, su política de pactos puede llevarle a conseguir un aumento de poder donde antes no tenía. Esa caída en el porcentaje de voto tuvo su eco en Aspe, si bien, la opción autonómica de David Cerdán consiguió 261 votos más en Aspe que la de Manuel Díez. El candidato socialista local asumió una campaña electoral excesivamente personalista con la creación de una página web, un blog, una cuenta de Youtube y nuevos perfiles en Twitter y Facebook con el nombre de “Manuel Díez, Candidato” y el eslogan “Vota a Manuel”. Además, publicó ocho vídeos, con su única presencia, para presentar su programa. Daba la sensación de que iba solo a los comicios. El resto de la lista solo aparecía con el hashtag #YoconManuel. Pesaban, además en su contra, muchos años en la política local, desgaste por toma de decisiones que muchos ciudadanos han considerado erróneas y falta de empatía personal. Además, la fractura en el seno de la Asamblea, tras las primarias, hizo que un grupo de afiliados se decantase por Vecinos por Aspe, mientras otros hicieron pública su opción de abstenerse en los comicios.

Izquierda Unida se presentaba como en rival a abatir. Así lo vio y puso en práctica el Partido Popular centrando su campaña contra ellos y prácticamente dejando de lado al Partido Socialista. La opción de acabar el turno de rotación de Alcaldía le llevó a presentarse como Alcalde en funciones y con un bagaje positivo en sus concejalías, a pesar de algunas polémicas surgidas en la legislatura como el nombramiento de los Labradores de la Virgen, o desavenencias con el Centro de la Tercera Edad o la Policía local. Atrapó el voto joven y el voto desencantado con el socialismo local y, sobre todo, ha conseguido mostrarse como una alternativa política real, aparcando antiguos fantasmas heredados de otros tiempos. Frente a la opción socialista, Izquierda Unida hacía hincapié en un equipo, formado por concejales con experiencia y algunas caras nuevas.

Los 812 votos cosechados por Vecinos por Aspe son una fuerte irrupción en la política local. Durante varios comicios Izquierda Unida no había ni siquiera alcanzado ese techo y ellos lo consiguieron en una sencilla campaña preparada tan solo con dos meses de antelación. A esta formación fue a parar voto desencantado de Izquierda Unida, pero no muchos, a tenor de los resultados obtenidos por esta formación. Posiblemente más votos socialistas, tras la ruptura después de las primarias. Pero, además, seguramente, consiguió atraer el voto de opciones políticas cercanas a Podemos, que en la anteriores elecciones al Parlamento Europeo, en Aspe, consiguió casi 600 votos. Da la impresión de que no ha necesitado mucho para conseguir este apoyo, la duda viene sobre su actividad en el Ayuntamiento durante los cuatro años venideros.

Las reuniones postelectorales se presentaban, así, muy diferentes. La más complicada de todas, la tenía el partido socialista. Ésta formación consiguió salvar con un voto de diferencia el acuerdo para volver a negociar el pacto de Gobierno con Izquierda Unida. Lo que ocurra dentro de una semana, en la Asamblea general, será otra historia.

 

Mesas electorales de Aspe. En color, los partidos políticos más votados en ellas.

Mesas y distritos electorales de Aspe. En color, los partidos políticos más votados en ellas.

ANEXO. Mesas electorales

 

Biblioteca Pública Municipal (C/ San José, 7)                                  1.1    

Centro Social Casa El Cisco (Avd. Constitución, 40)                       1.2    

Local Cruz Roja Española (C/ Sol, 78)                                                1.3    

Colegio Vistahermosa ram 8 (C/ Barítono Almodóvar, 50)           1.4    

Colegio Vistahermosa ram 8 (C/ Barítono Almodóvar, 50)           1.5    

Colegio Virgen de las Nieves (C/ Pedro Galipienso, 23)                 2.1    

Colegio La Serranica (C/ José Vicedo, 107) a-k                                2.2a  

Colegio La Serranica (C/ José Vicedo, 107) l-z                                 2.2b  

Colegio Virgen de las Nieves (C/ Pedro Galipienso, 23)                  2.3      

Colegio La Serranica (C/ José Vicedo, 107) a-k                                2.4a  

Colegio La Serranica (C/ José Vicedo, 107) l-z                                 2.4b  

Centro Formación epa (C/ Santander, 38)                                        3.1    

Centro Formación epa (C/ Santander, 38)                                        3.2a  

Centro Formación epa (C/ Santander, 38)                                        3.2b  

Centro Social Vistahermosa (C/ Ruperto Chapi, 24)                      3.3    

Centro Formación epa (C/ Santander, 38)                                        3.4    

Colegio Perpetuo Socorro (C/ Maestro Alcolea, 1) a-k                    3.5a  

Colegio Perpetuo Socorro (C/ Maestro Alcolea, 1) l-z                      3.5b  

Colegio Perpetuo Socorro (C/ Maestro Alcolea, 1)                           3.6a  

Colegio Perpetuo Socorro (C/ Maestro Alcolea, 1)                           3.6b  

Teatro Wagner (C/Castelar, 10)                                                           4.1    

Colegio El Castillo (C/ Poniente, 40)                                                  4.2    

Centro Social Vistahermosa (C/ Ruperto Chapi, 24)                       4.3    

Colegio El Castillo (C/ Poniente, 40) a-k                                            4.4a  

Colegio El Castillo (C/ Poniente, 40) l-z                                             4.4b  

One Comment

  1. Excelente reportaje.
    Yo añadiría una curiosidad que siempre me ha recordado a aquella novela de García Márquez en la que, “pasquines” contra el poder establecido aparecían todas las mañanas pegados en las paredes del pueblo por más que las autoridades se empeñaran en retirarlos todos los días. Nunca se sabía quienes…cuando….ni cómo los pegaban, pero todas las mañanas aparecían de nuevo.
    En las Elecciones municipales de 1999 o quizás 2003, la memoria ya me falla un poco, apareció un “pasquín” denominado “La hoja del lunes” de carácter crítico y mordaz que se distribuía de mano en mano. Cada lunes uno nuevo durante una temporada. A continuación y emulando a éste, apareció otro llamado “La hoja de los domingos” del que se editaron dos “números”. Ambos fueron críticos con los partidos PP, PSOE y UDI principalmente y la curiosa forma de distribución era que llegaban por correo y de manera anónima a distintas personas relacionadas con la política local, y especialistas la mayoría en el arte de hacer correr las noticias, para que éstos lo hicieran “correr” por el pueblo.
    El formato consistía en una hoja por una cara y el diseño, dibujos y fotocopias corta y pega de toda la vida.
    La relación con las pasada elecciones ha sido el cambio tecnológico producido. Aunque sin título ni periodicidad, han ido apareciendo distintos “pasquines” que de marera crítica hacia EUPV y PSOE, se han distribuido vía whatsapp. Eso sí, el corta pega también ha sufrido los cambios tecnológicos al uso y era estilo photoshop.
    Este aspecto también forma parte del proceso electoral, más si cabe ahora cuando los mítines están en deshuso y, cómo cuenta el reportaje, la campaña electoral se hace usando las tecnologías de la ciberinformación.

Leave a Reply